Una idea para la educación de las plantas suculentas en México

La motivación para escribir está pagina viene de muchos años de viajes por todo México. Viajes que tuvieron como meta principal la exploración de aspectos de la historia natural del país. La mayor parte de la exploración se centró en las plantas suculentas por las que México es muy conocido.  México tiene la mayor diversidad de cactus de cualquier país y también tiene la mayor diversidad de Agaves, Yucca y muchas suculentas en la familia Crassulaceae. Gran parte de esta diversidad está relacionada con la diversidad topográfica y las variaciones climáticas asociadas que han contribuido a la evolución de muchas plantas que tienen una distribución limitada.

La comunidad botánica en México está relativamente bien desarrollada en las universidades y en algunas ramas del gobierno mexicano. Probablemente hay plantas suculentas en la mayoría de las casas, jardines o balcones en México. Sin embargo, basándonos en nuestras observaciones, no existe una comprensión ni apreciación generalizada de los cactus y otras suculentas, sus entornos y muchos de los problemas asociados con la conservación de la naturaleza. Podríamos estar equivocados, pero describiremos en esta página por qué creemos que esta es la situación. Luego sugerimos una estrategia para poder informar/educar rápidamente a la mayor cantidad de Mexicanos sobre estos temas.

El problema de la educación ambiental en muchos países es que está restringida a escuelas, universidades u organizaciones gubernamentales. Gran parte del público adulto no participa en actividades que fomentan el aprecio por la naturaleza. Y el objetivo de alcanzar las metas globales de tener un cierto porcentaje de la superficie terrestre de un país “en estado de protección” a menudo se cumple con grandes parques que se encuentran en partes remotas o inaccesibles del país. O a veces pueden haber áreas protegidas/parques nacionales cerca de centros urbanos pero estos no tienen infraestructura y son prácticamente inaccesibles. Si bien la protección de grandes extensiones de tierra en parques nacionales o reservas de la biosfera es un aspecto esencial de la protección de la biodiversidad global, esto no es suficiente para motivar a las personas a desarrollar un interés en la naturaleza. Poder llegar a un punto donde una gran cantidad de la población entiende y aprecia la naturaleza es un problema que tienen todos los países- especialmente aquellos donde la mayoría de los habitantes viven en centros urbanos densamente poblados y con muy poco acceso a zonas naturales.

Hace algunos años di una en Bolivia sobre lo que pensaba eran algunos de los principales problemas ambientales que enfrenta la sociedad en general.  Sospecho que me invitaron a hablar sobre el cambio climático ya que era / soy un investigador del clima. Pero eso no es de lo que hablé. Mi charla está aquí. Asegúrese de leer los comentarios asociados con las diapositivas. Aunque di la charla en español, el texto está principalmente en inglés. Espero que los lectores puedan entenderlo. En mi charla también mencioné la necesidad de tener más actividades de ecoturismo, no dirigidas a turistas extranjeros sino a turistas nacionales.  Un público sin acceso a la naturaleza a través de viajes o excursiones educacionales no vera la necesidad de intensificar la protección a la naturaleza y de incrementar las áreas naturales protegidas en su país. Esto es especialmente cierto en países en vías de desarrollo.

La idea que describo a continuación fue redactada hace muchos años para un posible artículo en la revista de la Sociedad Americana de Cactus y Succulentas (CSSA). Sin embargo, nunca lo termine y tampoco estaba seguro de si alguna vez sería factible publicarlo en esa revista. La proliferación de páginas de Facebook como la de Cactáceas de México en Hábitat me han motivado a volver a intentar presentar esta idea. La intención es poder diseminar este concepto a través de las redes sociales, con la esperanza de que alguien en México pueda empezar a promover estas idea.

La “idea”

La idea aquí es establecer, a lo largo de las principales carreteras mexicanas, una red de pequeñas áreas protegidas que muestren aspectos claves de la flora mexicana. Estos lugares serían pequeños, idealmente cercados o claramente demarcados, y con instalaciones para motivar a los viajeros a detenerse. Estas instalaciones incluirían baños limpios, un lugar para comer, tal vez un pequeño restaurante y posiblemente una zona de campamento u tal vez un pequeño hotel o albergue para pasar la noche.  Probablemente las instalaciones más importantes en estas reservas serían el centro educativo y los senderos con letreros interpretativos a través del terreno natural.  Los senderos bien mantenidos y el centro educativo serían claves para empezar a educar y a promover la conservación de la naturaleza entre los visitantes de estas reservas.

Las áreas propuestas serían pequeñas, pero no tan pequeñas como para correr el riesgo de verse rodeadas por un desarrollo indeseable en unos pocos años, como ha ocurrido comúnmente en sitios en la periferia de las principales ciudades. La seguridad sería importante, tanto para el público visitante como para las plantas, por lo que la distancia desde las carreteras sería corta, pero lo suficientemente lejos como para tener poco ruido de tráfico. El acceso tendría que ser solo de día (excepto para los huéspedes que se alojen allí), y parte del personal necesitaría vivir a la vista para una seguridad pasiva adicional contra la posible caza furtiva de plantas.

Las áreas propuestas serían pequeñas, pero no tan pequeñas como para correr el riesgo de verse rodeadas por un desarrollo indeseable en unos pocos años, como ha ocurrido comúnmente en sitios en la periferia de las principales ciudades. La seguridad sería importante, tanto para el público visitante como para las plantas, por lo que la distancia desde las carreteras a la reserva sería corta, pero lo suficientemente lejos como para tener poco ruido de tráfico. El acceso tendría que ser solo de día (excepto para los huéspedes que se alojen allí), y parte del personal necesitaría vivir en el lugar para proveer una seguridad pasiva adicional contra la posible caza furtiva de plantas. A parte del personal para el restaurante, limpieza etc también sería bueno tener un guia que pueda dar tours cortos sin costo a los visitantes que estén interesados.

¿Por qué reservas pequeñas y no grandes?  México ya tiene muchas “áreas protegidas” grandes. Sin embargo, la mayoría de estas reservas son grandes en área pero deficientes en “infraestructura”.  Hay pocos senderos bien establecidos con letreros informativos/educacionales, pocos centros de visitantes con material de historia natural y pocas guías de viaje específicas a las reservas. A menudo, solo hay sitios web limitados que describen los aspectos naturales de las reservas. Y quizás lo más grave de todo es que estas reservas o parques se encuentran a menudo en lugares remotos lejos de donde pasa el público viajero. Esta es la situación de las áreas “protegidas” en muchos países. Como resultado, la cantidad de visitantes es baja y por ende la mayoría de la población no recibe información/educación sobre la naturaleza de su país.

Imagen de Google Earth de uno de los entornos de selva tropical más importantes del sureste de México: la Sierra de los Tuxtlas. Algunas carreteras se muestran (amarillas) y el límite de la Reserva de la Biosfera está en verde. Pero tenga en cuenta que la mayor parte de la reserva de la biosfera está dedicada a la ganadería o la agricultura. Las áreas forestales restantes son generalmente de difícil acceso. Extensiones forestales tan grandes e inaccesibles como esta, aunque importantes para la conservación, tienen poco valor para el ecoturismo o para la educación de la poblacion..

La mayoría de los paisajes mexicanos, incluso en áreas desérticas, muestran evidencia de pastoreo de ganado (por ejemplo, rastros de animales, estiércol y moscas asociadas). Esto también es cierto en muchos parques protegidos (vea el letrero a continuación). Nuestra sugerencia es que cualquier reserva natural de área pequeña tenga una tolerancia cero para el ganado, las cabras o cualquier otra actividad humana.

Parte de un letrero que describe la reserva de la biosfera en la Sierra de la Laguna en la región del Cabo de Baja California. El único acceso es a través de rutas de senderismo. Tenga en cuenta que es obligatorio pagar por el acceso a la zona. Dónde y cómo no se menciona. ¿Cuántas personas visitarán esta reserva cada año bajo estas condiciones?
Otra parte del letrero que se muestra arriba indica las actividades permitidas y prohibidas. El brazalete muestra que presumiblemente pagó la entrada. ¿Qué tienen de extraño estas regulaciones? Está prohibido cortar madera (razonable para un área protegida), ¡pero se permite el pastoreo de ganado! El ganado hará más daño que todas las demás actividades prohibidas combinadas.

Aunque obtener el terreno para las reservas educativas podría ser complicado, el terreno requerido sería muy pequeño en comparación con la mayoría de los Parques Nacionales u otras reservas mexicanas. No se necesitarían más que varios kilómetros cuadrados para cada reserva y esto podría ser incluso menos. El objetivo de las reservas no sería proteger especies ni hábitats en peligro de extinción, sino más bien educar al público. Si solo un pequeño porcentaje de los viajeros en la carretera se detuvieran y se interesaran en proteger las suculentas y sus hábitats, esto sería un gran impacto educativo / ambiental.

Si se pudieran conectar suficientes reservas a lo largo de carreteras claves (por ejemplo, la carretera 57), podrían convertirse en una atracción turística en sí mismas, y cada reserva proporcionaría diferentes senderos y entornos que resaltan la flora del norte de México. Por supuesto, además de la flora, se destacarían algunas de las aves, reptiles y otras características más comunes de las reservas. Información sobre los problemas y amenazas ambientales serían un componente de las reservas. Especialmente importante es la protección de la geodiversidad y los paisajes que no pueden recuperarse en menos de cientos de años si son perturbados. Vea la imagen a continuación para ver un ejemplo.

Vegetación con bandas en el norte de México. La escena tiene unos 30 km de ancho. Estas bandas, si son perturbadas, tardarán siglos en restablecerse. Este tipo de paisaje necesitan protección a largo plazo. En la actualidad, muy pocas personas aprecian estas características (en cualquier lugar de la Tierra). Deben existir parques para proteger estos habitats.

Paisaje perturbado en el Parque Nacional Big Bend en el suroeste de Texas. La vegetación de bandas obvias aparentemente se sembro antes de que el parque se estableciera en 1946. La imagen de la izquierda es de 1991, la de la derecha es de 2017. El patrón de bandas solo ha disminuido ligeramente en los 28 años entre las imágenes. La escena tiene aproximadamente 3 km de ancho.

Nuestra motivación para sugerir reservas educativas proviene de la dificultad que tuvimos durante nuestros años de viajes a México. Dificultad de encontrar lugares adecuados para explorar la flora mientras viajábamos por el norte de México. Fue difícil encontrar lugares seguros para parar en muchas carreteras mexicanas y, cuando fue posible hacerlo, a menudo estos lugares eran utilizados por los viajeros para ir al baño. La falta de baños en muchos caminos y carreteras obliga a las personas a parar donde puedan cuando hay urgencia. Dado que las carreteras están diseñadas para el desarrollo económico en lugar de la apreciación del paisaje, flora y fauna, las paradas de descanso y las paradas escénicas son raras. Los autopistas son especialmente malas para esto, ya que están cercadas y las salidas son pocas. Como resultado, uno puede conducir toda la red de carreteras mexicanas sin desarrollar una apreciación de la flora del país, especialmente aquellas especies que son pequeñas (por ejemplo, Mammillaria, TurbinocarpusAstrophytum, etc.) y no se puede ver ni apreciar si conducimos a las velocidades de autopista. La mayoría de los viajeros no se detienen en el campo (a menos que vayan al baño).  En parte, esto se debe a que no saben lo que hay allí.

He reunido un pequeño archivo kmz para Google Earth (descargue el archivo, luego ábralo en Google Earth) que muestra algunas ubicaciones posibles para senderos naturales y paradas a lo largo de la Carretera Principal 57 y en la carretera a Zacatecas desde Saltillo. La mayoría de los sitios están cerca de las carreteras que van a las estaciones de microondas. Estos no son los mejores sitios, están cerca de las carreteras y no serían ideales para acampar y se escucharía algo de ruido de la carretera. Los mejores sitios estarían al menos a 5 km de las carreteras, pero requerirían desvíos más largos para el público que viaja y caminos de acceso que podrían requerir mantenimiento rutinario. Los lectores de esta página sin duda tendrán mejores sugerencias para posibles sitios.  La idea aquí es simplemente comenzar la discusión. El objetivo es desarrollar una red de reservas ecoturísticas que eduquen al público y brinden alternativas al turismo de masas por el que México es conocido (al menos a nivel internacional).

Los cactófilos y los individuos orientados a la conservación, aquellos que conocen la caza furtiva de suculentas raras, pueden desconfiar de esta propuesta. El robo de plantas es difícil de controlar, y si se le muestra a la gente lo que hay, será más fácil para ellos encontrar esas plantas y desenterrarlas. La principal respuesta a esta preocupación es que el beneficio de educar al público superará la posible pérdida de plantas. En cualquier caso, la pérdida de hábitat debido a la agricultura, la ganadería y el desarrollo urbano superará con creces las pérdidas por la caza furtiva de plantas. A pesar de esto, nuestra sugerencia es que tales reservas y senderos naturales no pasen cerca de ubicaciones de suculentas raras. (Pueden ser presentes en las reservas, pero dichas plantas solo pueden ser visitadas con una guía de la reserva y solo para especialistas o educadores. ) El objetivo de las reservas es mostrar las plantas más comunes de cada región y generar un mayor interés en el tema de la historia natural y la conservación del medio ambiente.  A menudo las especies más comunes suelen ser poco apreciadas por el público (en cualquier país).

He reunido algunas imágenes de varios viajes por México para mostrar algunos de los “problemas” asociados con la exploración para ver plantas a lo largo de las carreteras mexicanas. He puesto texto abajo de cada imagen para que el contenido sea más claro.

La carretera principal que conduce a Metztitlán, Hidalgo. Hay excelentes cortes en la carretera de paredes verticales con suculentas, pero son de difícil acceso. No hay lugares seguros para estacionarse y ver las plantas. Hay muchas oportunidades para la educación del publico, si existiera la infraestructura vial para permitir que la gente se detuviera. ¡Por supuesto, primero debe haber personas interesadas para justificar la construcción de la infraestructura educativa!
Fotografiar las plantas puede ser peligroso si pasan vehículos.
Estacionado al lado de la autopista 57. Por lo general no hay lugares seguros para estacionarse donde hay buenos habitats de suculentas.
La carretera 57 – mirando hacia Cerro El Potosí en la distancia. Esta colina tenía muchos cactus espectaculares, pero son esencialmente inaccesibles para el turista que no acostumbra caminar a campo traviesa.
Una autopista al norte de la Ciudad de México. El lado “esterilizado” (sin vegetación) de la carretera permite que las carreteras sean más seguras (es más fácil ver el ganado y los venados) pero no se pueden ver los paisajes naturales. Por supuesto, no importaría mucho, ya que hay pocos lugares para detenerse de manera segura a lo largo de esas carreteras.
El nivel de ruido a lo largo de autopistas llenas de trafico no promueve paradas más largas.
Este es el cañón de la Carretera 58 que viaja hacia el oeste desde Linares y finalmente llega a la Carretera 57. Lo consideramos el cañón más espectacular de México durante muchos años. Sin embargo, casi no había lugares para detenerse de manera segura a lo largo de todo el tramo de la carretera. Aparentemente, la apreciación del paisaje no fue una consideración importante durante la construcción de la carretera.
Una posible oportunidad de caminos secundarios en México es una estación repetidora de microondas en la cima de una colina. En el pasado, estas estaciones solían ser accesibles a través de un camino de tierra generalmente en malas condiciones. Ahora, muchas de estas estaciones tienen portones que generalmente están cerrados.
El camino pavimentado que conduce a la estación de microondas cerca del empalme Huizache. Quizás se podría establecer un estacionamiento y un centro de la naturaleza en la base de la colina y los senderos podrían subir por la colina hasta las torres (?)
El camino a la estación de microondas de Huizache es lo suficientemente bueno para vehículos estándar.
Una vista de parte del entronque Huizache desde la colina donde esta la estación de microondas. Todas las colinas alrededor del entronque están llenas de cactus interesantes, – si solo uno pudiera acercarse a ellos! Pero para el viajero regular parecería que estas colinas no tienen nada de interés.
Un Turbinocarpus en flor en la zona del entronque Huizache.
Pequeños cactus (Lophophora y Turbinocarpus) en grietas de piedra caliza cerca del entronque de Huizache. Estos cactus se pueden señalar en las visitas guiadas por los senderos naturales propuestos. O puede que no, dependiendo de los participantes del tour.
El enfoque de la mayoría de los senderos naturales serian las plantas incluyendo los cactus comunes como esta Neolloydia conoidea.
Turbinocarpus cerca del empalme Huizache. El no cactófilo ni siquiera verá estas plantas. ¿Deberían ser informados sobre la presencia de estos cactus? ¿Qué tan peligrosa es la educación?
Las colinas de piedra caliza como esta son ideales para construir senderos naturales, ya que gran parte del sendero solo requiere limpiar parte de la vegetación en algunos lugares y colocar montículos de rocas como marcadores de senderos.
Un día en el Cañón de la Huasteca cerca de Monterrey es algo como lo que se muestra aquí para la mayoría de la gente. La falta de senderos guiados o auto-guiados podría proveer otras opciones durante un día de campo. Esta falta de opciones que permiten apreciar la naturaleza es un problema mundial.
¡Es cierto que en verano el agua fresca es agradable! Pero no había evidencia de información orientada a la naturaleza aquí (puede haberla en otros lugares cerca de Monterrey).
Manglares al norte de La Paz, Baja California. Un camino hacia una playa popular y la terminal de ferry bordea estos manglares, pero no hay senderos, paseos marítimos o incluso señales que expliquen los atributos únicos de esta zona de manglares.
El bosque tropical caducifolio / seco durante la estación seca al sur de La Paz. No había senderos en ningún lugar a lo largo de la carretera entre La Paz y Los Cabos para que el visitante explore estos entornos.
Hay dinero para algunos senderos e instalaciones en algunos parques en México. Aquí un buen sendero con algunos puentes conduce a un mirador en las Cascadas de Basaseachi. Por supuesto, las vistas no se pueden robar como los cactus. Este parque es relativamente remoto.
Letrero con información en las Ciénegas de Cuatrocienegas. La mayor parte del texto describe cómo comportarse: poca información sobre la singularidad del entorno. El ítem 5 es interesante – solicitar autorización para realizar actividades – gran parte de esta área protegida es propiedad de las comunidades. ¿Qué dice esto sobre la protección real?
Otro letrero en Cuatrocienegas …
El edificio administrativo del Jardín Botánico Helia Bravo, ubicado en posiblemente el mejor habitat de cactus en México, al suroeste de Tehuacán. Hay una serie de senderos que pasan a través del paisaje natural: un jardín botánico natural. La ultima vez que visitamos esta zona se requería guía para utilizar los senderos.
Tienda de regalos en el jardín botánico. Estos son comunes en la mayoría de los parques naturales de todo el mundo, pero había muy poco sobre la naturaleza del jardín botánico o libros o revistas sobre la flora suculenta de la región. ¿Qué quieren comprar los turistas? ¿Qué deberían querer comprar? Notase las 3 plantas de Euphorbia lactea al lado de la pared. ¿Deberían estar vendiendo suculentas no nativas?
Una letrero a lo largo de uno de los senderos del jardín botánico Helia Bravo. Este explica el ambiente seco de la región como un desierto de sombra de lluvia (la explicación es aproximadamente correcta).
En las afueras de Tehuacán, en el camino a Santiago Chazumba. No todas las plantas interesantes se encuentran en el jardín botánico Helia Bravo. En particular, Mitrocereus y unas algunas otras cactáceas se encuentran en otros lugares a lo largo del camino. ¿Cómo verlos? Deténgase donde pueda encontrar para estacionarse al costado de la carretera y caminar / caminar a campo traviesa sobre las colinas. No hay senderos, excepto los que han sido hechos por las vacas.
Omnipresentes en los paisajes mexicanos está esto: evidencia de animales de pastoreo lo cual esta asociados con la presencia de personas.
El ganado tiene prioridad en los alrededores de Metztitlán. Metztitlán es el segundo mejor lugar para ver cactus en el sur de México, después de la región suroeste de Tehuacán. Sorprendentemente, muchos de los cactus son diferentes a los que hay en Tehuacán.
Otra vista de los cerros de piedra caliza de Metztitlán / cortes de carreteras colonizados por suculentas. Stenocereus, Myrtillocactus, Mammillaria, Astrophytum, Agave y Hechtia son algunas de las suculentas.
A la entrada a Meztitlán, Hidalgo y desde la carretera se puede ver un “jardín natural de suculentas” en una fuerte pendiente Aquí miramos un cerro que era imposible para nosotros escalar. Este lugar podría beneficiarse de un sendero empinado que permita acercarse a las suculentas.
Ladera empinada en las afueras de Metztitlán con Echinocactus ingens. De hecho, construir un sendero natural en una ladera de este tipo sería difícil y probablemente provocaría mucha erosión.
Esto no es lo que las reservas educativas deberían mostrar a los visitantes: especies raras que podrían colectarse en exceso fácilmente. Ariocarpus scaphirostris.

versión en inglés